MEDICINA NATURAL
   
UNIVERSIDAD POPULAR
QUIEN-QUE
FILANTROPIA
ADULTOS
JOVENES
C L U B E S
CURSOS
CONVENIOS
PROSPERIDAD
AREQUIPANEWS
H U M O R
LIBROS
PROGRAMA DYNAMUS
NEGOCIOS
DINERO
TRES FRONTERAS
DOCUMENTOS
COMUNICATE
LIDERAZGO
ESPIRITUAL
MARKETING
BRASIL
DYNAMUS
FOTOS
HUANUCO
UNI VERTIZ
ORATORIA MEXICO
RADIO-TV
VENTA RECEPTIVA 1
VENTA RECEPTIVA 2
VENTA RECEPTIVA 3
CURSO VENTAS 4
VENTAS 5
NUEVOS CURSOS
EJERCICIOS
ARTICULOS
VENDER MAS
JOHN WESLEY
PORTUGUES
HOMILETICA
MEDICINA NATURAL
MED.NAT.BRASIL
SU-JOK
LINKS
PRESENTACION PPS
CRISIS MUNDIAL
UP BRASIL
BRAS2009
PROYECTO AREQUIPA
2012
TERAPIAS
Imagen
Urinoterapia
La fuente dorada de la Salud


La juvenil apariencia de muchos monjes budistas se achaca a su rutinaria ingestión de orina. Parece que históricamente todas las culturas han hecho uso de la orina con propósitos medicinales. Esto es alabado en un antiguo papiro egipcio, era usado en la antigua Roma, en China, India y América, así como en los países europeos. Un texto sáncrito que cuenta con 5000 años de antigüedad describe en 107 versos, dentro de un contexto religioso, las virtudes de la orina (shivambu). También en la Biblia se menciona.

La orina no es una sucia y tóxica sustancia eliminada por el cuerpo. La orina es producto de la filtración de la sangre, no de la filtración de los desechos. Médicamente se la considera como “plasma ultrafiltrado”. Se trata de un purificado derivado de la misma sangre, producido por los riñones cuya principal función no es la excreción sino la regulación de todos los componentes nutritivos y su concentración en la sangre.

Los elementos nutritivos sangre pasan a través del hígado, donde las toxinas son eliminadas para ser excretadas como desecho sólido. Finalmente, esta sangre “limpia” pasa por un nuevo proceso de filtrado en los riñones, donde el exceso de agua, sales, vitaminas, minerals, enzimas, anticuerpos, urea, ácido úrico y otros elementos que no son necesarios al cuerpo en ese momento, son recogidos en la forma de una purificada y estéril solución, que es la orina. La función de los riñones es mantener el equilibrio entre los distintos componentes de la sangre. Estos importantes elementos no son filtrados porque sean tóxicos y dañinos para el cuerpo, sino simplemente porque el cuerpo no tiene, en ese preciso momento, necesidad de una particular concentración de dichos elementos.

La propia orina de cada uno, es un alimento vivo que contiene elementos que son específicos para el propio cuerpo. El cuerpo produce continuamente una gran variedad de anticuerpos, hormonas, enzimas y otras sustancias químicas producidas naturalmente, para regular y controlar sus funciones y combatir desequilibrios de los que uno puede no ser siquiera consciente. Estudios clínicos han probado que los miles de nutrientes y sustancias indispensables para el cuerpo que están presentes en la orina son un reflejo del estado de las funciones corporales de un individuo. Cuando se reutilizan, estas sustancias y nutrientes actúan como vacunas naturales contra bacterias, virus y agentes cancerígenos, siendo también reguladores de los niveles hormonales y antialérgicos. La información contenida en la orina no puede, en consecuencia, ser copiada o tomada de ninguna otra fuente.

Métodos

Internamente

Puede beberse la orina expelida en cualquier momento del día, si bien la mejor orina es la expelida justo al levantarse por la mañana. Recoge tu orina desechando un poco al principio y al final. La cantidad, color y sabor variará de acuerdo con tu dieta y estilo de vida. Bébela inmediatamente; a continuación puedes tomar un poco de agua, pero no conviene comer nada hasta que haya transcurrido una media hora.

Puedes empezar tomando solo una pequeña cantidad. Las gotas de la primera orina tomadas oralmente se ponen directamente debajo de la lengua. Los terapeutas sugieren a sus pacientes comenzar con 5 gotas de la primera orina el primer día, incrementando a 10 gotas el segundo día y así sucesivamente. Una vez los pacientes se acostumbran a esta terapia, pueden aumentar gradualmente la cantidad según vean conveniente para obtener los resultados que su condición física requiera. Con el tiempo, ellos pueden aprender a ajustar la cantidad según sea necesario, observando su respuesta a la terapia.

Principales Beneficios.

El más llamativo aspecto de la terapia urinaria es su efectividad en tan amplia variedad de enfermedades. La orina contiene anticuerpos y factores que estimulan el sistema inmune contra los virus y bacterias u hongos dañinos que pueden estar albergados en nuestro cuerpo. Los investigadores señalan que incluso una mínima cantidad de anticuerpos, a veces tan pequeña que no pueden ser detectados por los métodos convencionales, es efectiva en la prevención y tratamiento de las enfermedades. La orina también es efectiva contra las alergias, enfermedades autoinmunes y otros desórdenes del sistema inmunitario.

Solo recientemente se ha descubierto que la concentración de urea en la sangre es un elemento clave en el tratamiento de graves enfermedades como el cáncer. Los niveles de urea son bajos en el cáncer y muchas otras enfermedades. La frecuencia del cáncer (especialmente cuando hay metástasis múltiple) aumenta enormemente cuando los niveles de urea son bajos.

Otro factor a tener en cuenta es el papel de la urea como el mejor diurético natural, mucho más eficaz que los sintéticos. La orina también tiene un efecto laxante, actuando como agente limpiador del tracto digestivo.

Otros Ingredientes Beneficiosos.

Otra importante causa de la efectividad de la orina es su elevado contenido en hormonas, enzimas, vitaminas, minerales y otros valiosos componentes bioquímicos. La principal función de los riñones es regular la concentración de todo ello en nuestra sangre. A veces el excedente puede ser tan nocivo como la escasez. En cualquier caso, una hormona o enzima que en un momento determinado es eliminada como excedente puede escasear unas pocas horas después. Más allá de esto, conforme avanzamos en edad, nuestras producción de hormonas y enzimas disminuye por debajo de los niveles óptimos mientras los riñones se vuelven cada vez menos eficientes para retener los componentes necesarios. En consecuencia, la urinoterapia ayuda enormemente, especialmente en lo que respecta a las enfermedades crónico-degenerativas y el envejecimiento, a reciclar las valiosas hormonas y enzimas.

La ingestión de orina es frecuentemente tenida como la posible mejor terapia de rejuvenecimiento. Ciertamente rejuvenece el pelo y la piel. Un muy conocido ingrediente de la orina es la melatonina, hormona que segrega la glándula pineal para regular nuestros biorritmos de acuerdo con el ciclo día-noche. Es producida durante la noche y expelida en su mayor parte con la orina de la mañana.

Efectos colaterales.

Amaroli moviliza las toxinas en el interior del cuerpo y por causa de ello pueden aparecer algunos efectos colaterales, si bien normalmente estos síntomas desaparecen cuando el sistema inmune ha destruido las toxinas.

Otros problemas pueden surgir al ingerir orina en grandes cantidades si uno toma medicinas, debido a que estas sustancias pueden ser reabsorbidas y dar origen a transtornos gástricos e intestinales.

Externamente.

La propia orina puede ser utilizada en forma de gotas para los ojos y los oídos, en baños de pies e incluso como efectivos enemas. Las gotas en la nariz ayudan a hacer más fluido el moco y limpiar los conductos nasales obstruidos. Hacer gárgaras con orina es conveniente ante el dolor de garganta, e inhalarla alivia la sinusitis y la congestión.

La orina es usada como limpiador y tónico para la piel, también para tratar infecciones, heridas, quemaduras, úlceras y enfermedades de la piel. El cuerpo puede ser masajeado con ella, todo él o solo una parte específica. No conviene usar jabones, champús, etc. cuando se hace masaje de orina; son innecesarios, porque la orina tiene por sí misma un efecto limpiador.

Homeopatía de la Orina.

La más sencilla forma de prepararla es como sigue:

A una cucharada de agua destilada añadir una gota de la primera orina. Poner la mezcla en un frasco y agitar vigorosamente unas 50 veces, con golpes secos. Tomar una gota de esta mezcla y añadirla a otra cucharada de agua, agitando de nuevo; repetir el proceso una tercera vez. Dejar caer tres gotas debajo de la lengua varias veces al día. Cuando se haya terminado la mezcla, esperar unos pocos días y preparar un nuevo remedio homeopático. De cara a buscar el más efectivo potencial, añadir un paso más a cada subsiguiente preparación del remedio, llevando a cabo una cuarta, quinta y sexta dilución (y de ahí en adelante).

Los remedios homeopáticos no deben ser expuesto a campos electromagnéticos. Debe guardarse el remedio hecho con la orina en un lugar fresco y oscuro, pero nunca en el frigorífico.
...me sentí muy mal y pedí un sacerdote...


En Diciembre 22 del 96, enfermé muy gravemente de Hepatitis A Fulminante, enfermedad que tiene un muy alto grado de mortalidad, por lo que me hospitalizaron en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital de mi ciudad, donde por las fechas la mayoría de los médicos especialistas estaban de vacaciones y peor aún, fuera de la ciudad, por lo que me enviaron al Instituto Nacional de la Nutrición , donde fui recibido en la UCI. Y permanecí ahí por espacio de 26 días, hasta que desperté. Después de lo cual había perdido 28 kilos de peso, no tenía fuerza ni para llevarme un vaso de agua a la boca, un día me sentí muy mal y pedí un sacerdote, y me aplicó la extrema unción, sin embargo pocos días después me volví a sentir mal (se suponía que por mi estado debía ya de estar muerto, o morir en poco tiempo), y pedí al sacerdote una vez más, pero esta vez me enviaron a una religiosa, quien me reconfortó, pero además me dijo que me iba a dejar un "tratamiento" con mi familiar, el cual ella había usado, ya que había tenido cáncer en los intestinos, pero que este "tratamiento” también servía para mi padecimiento hepático (del hígado), me extrañó que no me lo dijera, ya que para ese entonces ya era yo especialista médico. Pues me dejó un escrito en una hoja, donde me especificaba cómo y cuándo beber mi propia orina y también me dejó un cassette de audio, donde hablaba una química y explicaba que por haberse pinchado con una aguja contaminada, había adquirido el virus del SIDA de manera accidental y se había curado con la urinoterapia. En fin, como yo estaba dispuesto a hacer cualquier cosa, pues me dolía dejar a mis hijos, que en ese tiempo eran unos pequeñitos. Cuando regresé a Veracruz tomé valor y bebí mi orina, la cual tenía un color, sabor y hedor muy sui generis por tener afectado el hígado. Pues ese día pude dormir por 6, sí SEIS horas seguidas, ya que sólo dormía alrededor de 2 horas al día y eso, a intervalos de 20 minutos. Pues de ahí en adelante mejoré sustancialmente. Desde entonces estoy convencidísimo de la urinoterapia, aún a pesar de ser médico alópata con postgrado en anestesiología. ¡¡¡ESTO ES VERDAD!!! Gracias a ésto, salvé mi vida y aún estoy aquí, disfrutando de mi familia, amigos, amores, mi trabajo y de la vida .

Testimonio N.N.